¿El Bitcoin es realmente anónimo?

La era de las criptomonedas ya está aquí y no podemos quedarnos atrás, ya sabemos que uno de los beneficios que otorgan es la presunta confiabilidad con respecto al anonimato de las transacciones, lo cual es medianamente cierto, sin embargo debemos comprender que hoy en día, el dilema de seguridad en las relaciones internacionales nos dice que todo lo que hacemos para mantenernos seguros, a la vez nos convierte en más inseguros.

Por lo tanto, cada búsqueda de privacidad absoluta será una lucha constante contra los mecanismos de vigilancia que tienen los gobiernos para salvaguardar sus propios intereses y la vida de sus ciudadanos, entonces caemos en el cuestionamiento sobre si la más famosa y grande criptomoneda de la actualidad es realmente anónima, el Bitcoin.

¿Qué tan anónimo es el Bitcoin?

Cuando se publicó el protocolo inicial de esta moneda encriptada, Bitcoin parecía ser realmente anónimo, sin embargo podíamos ver ya en 2008 que no iba a ser fácil llevar la lucha de la privacidad en internet gracias a que sucedían todo tipo de cosas en el mercado negro de la web, que iban contra los principios de paz y seguridad internacionales que todos los Estados quieren resguardar.

Incluso establecidos en la Carta de las Naciones Unidas, una organización que está dispuesta por muchos países, 3 más que la Organización Internacional de Policía Criminal, o mejor llamada INTERPOL, que está constituida por 190.

El anonimato es subjetivo

Lo cierto es que Bitcoin no es completamente anónimo, a pesar de lo que la mayoría de las personas puedan tener en su mente, por supuesto que existen actualizaciones que tienen como finalidad mejorar el protocolo inicial para el mejor desenvolvimiento del programa base, sin embargo la finalidad es convertirlo en un sistema financiero mundial, descentralizado y completamente anónimo, o por lo menos es la utopía del asunto.

La privacidad está considerada a nivel internacional en términos de sobrevaluación, nos referimos a que no se requiere anonimato para realizar actos ilegales sino porque es un derecho inherente a todas las personas, es por esto que con la tecnología la era digital ha traído nuevos mecanismos de revisión, e incluso ya los gobiernos comienzan a prepararse de forma sustantiva ante ciberataques referidos no solamente al terrorismo sino a cuestiones ilegítimas y espionaje.

Sin embargo con las cuestiones digitales no somos tan precavidos al respecto, pero mayormente por desconocimiento, pues también existen herramientas para salvaguardar nuestros intereses. Es por la misma razón que Bitcoin tiene sus formas mejorables de garantizar la privacidad en caso de su propia comunidad, pero existen tantas puertas abiertas como cerradas en este mundo web.

Existen formas de predecir nuestro actuar en la web

Tal como en cualquier parte de la internet, Bitcoin tiene sus protocolos de vigilancia, incluso existen algunos tipos de algoritmos que pueden predecir nuestro comportamiento en la web mucho antes de que ocurra, analizando patrones de actuar y acciones que anteriormente hayamos llevado a cabo; hace menos de 30 años nos parecería sacado de una película de scifi, sin embargo hoy es más real que nunca.

Todas las transacciones de Bitcoin son técnicamente rastreables y públicas, puesto que a través de la cadena de bloques puedes identificar las direcciones IP de los ordenadores o dispositivos que tuvieron intervención en determinada interacción financiera, pero lo único que realmente salvaguarda la privacidad de la comunidad es que la identidad de los individuos no son visibles, e incluso pueden realizar transacciones a través de seudónimos y completamente desconocidos.

Una nueva capa de privacidad pudiera ser añadida a las transacciones entre monederos al agruparlas para que no coincidan con las direcciones de la cadena de bloques o Block Chain.

El punto es que el anonimato en la comunidad Bitcoin no es absoluto, pero los requerimientos de algunas jurisdicciones requieren que los usuarios se identifiquen, precisamente porque muchas de estas transacciones se pueden prestar para cuestiones ilegales que escapan de manera casi completa del control del Estado.

Puesto que muchos de los problemas que se están suscitando en Europa vienen desde los temas de financiamiento a actividades ilegales como el terrorismo, por medio de los diferentes y múltiples mercados negros que se habían formado y se siguen construyendo a cada minutos por todo el mundo.

¿El Bitcoin es realmente anónimo?
Valora este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *