blockchain

Conoce todo sobre los Blockchains y su tecnología revolucionaria

Una cadena de bloques (blockchains), también conocida como libro de contabilidad distribuido (distributed ledger), es una base de datos distribuida que registra bloques de información y los entrelaza para facilitar la recuperación de la información y la verificación de que ésta no ha sido cambiada. La cadena de bloques es almacenada por todos aquellos nodos de la red que se mantienen en sincronía con ésta. Su incipiente tecnología puede cambiar profundamente algunos sectores, desde el bancario al comercio ilegal de diamantes.

Este este libro de contabilidad no se almacena en un solo sitio, sino que se distribuye a través de varios, cientos o incluso miles de computadoras de todo el mundo.

¿Cómo funcionan los Blockchains?

La información contenida en cada bloque es registrada en forma de hash criptográfico, lo que permite su fácil verificación, pero hace inviable recrear la data de entrada.

El proceso de encriptación, conocido en inglés como “hashing”, lo hacen muchas computadoras diferentes. Si todas coinciden con la respuesta, cada bloque recibe una firma digital única. Una vez actualizado, el libro no se puede alterar ni cambiar, solo se pueden añadir cosas, y se actualiza para todo el mundo en la red al mismo tiempo.

Los Blockchains pueden cambiarlo todo

Es tecnología que tiene el poder de cambiar para siempre nuestra relación con el mundo digital.

Imagina un fichero de texto con dos columnas, donde en una columna pone un identificador (ejemplo “abc”) y en la otra un número (ejemplo “34”). Es decir “abc” le corresponden “34”. Ahora imagina que ese fichero pudiera estar en miles de ordenadores duplicado, con la seguridad de que nadie lo puede alterar a traición pero cuando legítimamente se debe alterar algo, en cuestión de segundos, todos se sincronizan.

Aunque uno de los miles de ordenadores desapareciese de la red no pasaría nada. Esto es lo que consiguen los Blockchains y aunque su magia es mucho más compleja y compuesta de más piezas como la criptografía, en esencia eso busca: un registro distribuido resistente a la sincronización y sin necesidad de confianza entre los miembros que la conforman. Algo que llevaba décadas intentándose resolver y en Bitcoin lo ha conseguido su creador, el desconocido Satoshi Nakamoto.

Cada bloque que forma parte de la cadena (excepto el bloque generatriz, que inicia la cadena) está formado por:

  1. Un código alfanumérico que enlaza con el bloque anterior
  2. El “paquete” de transacciones que incluye (cuyo número viene determinado por diferentes factores)
  3. Otro código alfanumérico que enlazará con el siguiente bloque.

El bloque en progreso lo que intenta es averiguar con cálculos el tercer punto anteriormente indicado. Un código que sigue unas determinadas reglas para ser válido y sólo puede sacarse probando sin parar.

¿Por qué los bancos están interesados?

Esta plataforma digital se encuentra revolucionando el mundo de las finanzas con su facilidad en los procesos. Según el Simon Taylor, vicepresidente de investigación y desarrollo de la cadena de bloques para el banco Barclays, si los bancos empezaran a compartir datos utilizando una versión adaptada de la cadena de bloques, esto eliminaría la necesidad de intermediarios, mucho procesamiento manual y aceleraría las transacciones, lo cual reduciría los costes

“Los bancos se hacen cosas muy similares entre ellos, aunque compitan”, dice Simon Taylor, vicepresidente de investigación y desarrollo de la cadena de bloques para el banco Barclays. Tener acceso a un libro abierto y transparente de transacciones bancarias también sería útil para los reguladores, dice. Y podría ayudar a los gobiernos a reducir el fraude fiscal.

¿Qué tiene que ver con los diamantes?

Los blackchaing no solo favorecen a las entidades bancarias sino también a la industria minera. La empresa de tecnología Everledger está usando la cadena de bloques para desarrollar un sistema de garantías que permita a las empresas mineras verificar si sus diamantes en bruto están siendo utilizados por milicias para financiar conflictos, y así poder cumplir con el Proceso de Kimberley, una certificación gubernamental y de la sociedad civil para los diamantes.

La historia de propiedad y el valor de cada diamante están disponibles para cualquiera que la quiera ver, con la seguridad de que la información no ha sido manipulada o corrompida. En los seis meses que lleva en marcha, Everledger ha añadido casi 850.000 diamantes a su base de datos de cadena de bloques.

Conoce todo sobre los Blockchains y su tecnología revolucionaria
Valora este post
2

No hay comentarios

Deja una opinión o comentario